¿Me dará la tasación? Como podemos saberlo.

La pregunta del millón.

Es una de las preguntas que suelen hacerme cuando mis clientes se deciden por la compra de una vivienda. Suele tratarse de parejas jóvenes (su primer vivienda) que buscan hipoteca al 80 – 100 % de la tasación y desean, evidentemente, que la tasación les de lo máximo posible.

En principio, no podemos saberlo, hasta que el tasador hace la visita, recoge datos y hace sus cálculos para el informe.

Hay dos criterios para la tasación: una es el criterio objetivo y el otro es el subjetivo. Los criterios objetivos (tamaño de la vivienda, antigüedad, situación…) no se pueden cambiar, pero los criterios subjetivos (esos que el tasador valora también), si los podemos cambiar. Y es que el gusto del tasador y que al tasador la vivienda le guste, también influye, y … a veces es decisivo, cuando las tasaciones van “justitas”.

Podemos dirigirnos al dueño de la vivienda, decirle lo mucho que nos gustaría que la vivienda la tasasen bien. Arreglar un poquito, una limpiecilla (si se hace necesaria), que se vean las ventanas limpias, que no haya nada por el medio que pueda entorpecer el trabajo al tasador.

Muy a menudo el mismo banco puede estar interesado en haceros la hipoteca, con lo cual una llamadita del banco y “dejar caer” que no quisieran perderos como clientes (pues porque toda la familia tiene cuenta ahí, o porque sois clientes de hace años…) en fin, dejar caer que el banco está interesado en esta operación con la entidad tasadora, pues puede ser de ayuda.

El tener un plano de la propiedad o un “croquis” le facilitará el trabajo al tasador, y algo importante es la puntualidad, el tasador suele andar justo de tiempo, de hecho a menudo llegan tarde porque van acumulando retrasos. En fin llegar 10 – 15 minutos antes de la hora pactada es bueno y aconsejable, así se aprovecha para ventilar un poco, por ejemplo, en el caso de viviendas en que no se viva en ellas.

Tranquilos y no os agobies.

También os puede interesar:

Lo que valora un tasador