La “opción de compra”

Desde un tiempo para aquí venimos oyendo (los que trabajamos en el gremio), del alquiler con opción de compra. Pero realmente, ¿que es? ¿en que consiste?

Nos vamos a remitir al “Reglamento para la ejecución de la Ley Hipotecaria” en el cual en su Título I (Del registro de la propiedad y de los títulos sujetos a inscripción) y en su artículo 14 dice:

 Artículo 14.

Será inscribible el contrato de opción de compra o el pacto o estipulación expresa que lo determine en algún otro contrato inscribible, siempre que además de las circunstancias necesarias para la inscripción reúna las siguientes:

  1. Convenio expreso de las partes para que se inscriba.

  2. Precio estipulado para la adquisición de la finca y, en su caso, el que se hubiere convenido para conceder la opción.

  3. Plazo para el ejercicio de la opción, que no podrá exceder de cuatro años.

En el arriendo con opción de compra, la duración de la opción podrá alcanzar la totalidad del plazo de aquél, pero caducará necesariamente en caso de prórroga, tácita o legal, del contrato de arrendamiento.

En realidad es mucho más complicado y va más allá de lo que se expresa en este artículo. El plazo para el ejercicio de esta opción no puede pasar de 4 años.

Las partes que suscriban este acuerdo deben de pactar el contrato y así inscribirlo en el Registro de la Propiedad.