CoHousing. CoLiving. Qué es.

Tanto el Cohousing como el coliving es una forma de vida. Un estilo, una filosofía. Empezó en el norte de Europa y se está extendiendo.  Está dando sus primeros pasos en España. 

CoHousing 

Es una revolución contra la soledad. Las personas al llegar a cierta edad, superando los 60s, buscan compartir experiencias, alejarse de la soledad, socializar con gente de su edad y han encontrado en el cohousing lo que estaban buscando. Básicamente es una comunidad donde se organizan y se reparten tareas en un mismo inmueble.  Es una “interacción” una “colaboración” entre todos los que formen parte de este cohousing y se cuidan hasta el fin de sus días… bueno dicho así, parece un poco fuerte, pero es una forma de evitar acabar en una residencia para ancianos o en un asilo. Un estilo de vida diferente donde las personas van a estar bien atendidas, no les faltará de nada y además es bueno para sus hijos, porque sabrán que sus padres y madres van a estar bien.

Estos inmuebles son viviendas colaborativas donde varias personas, hombres y mujeres, viven su vejez de otra manera. Pueden ser parejas o no…

La iniciativa fue ideada por jóvenes de Dinamarca y Países Bajos en la década de los 80. En los proyectos del cohousing se contemplan viviendas de uno o dos dormitorios, zonas comunes tipo salones de juego, salones de descanso, lavandería, zona de cafetería y espacios abiertos tipo jardines, piscinas, huertos… Pueden no ser apartamentos y ser simplemente habitaciones o combinarse en el mismo inmueble, apartamentos y habitaciones. 

La idea está clara. Una vivencia colaborativa donde cada uno tenga una función de acuerdo a su edad y de acuerdo a su salud, un lugar donde poder envejecer al lado de amigos, familiares y promover la salud y el bienestar humano.

El CoLiving

El coliving es muy parecido al cohousing, la única diferencia que yo veo, es que el coliving está más enfocado a gente más joven donde se comparten espacios donde existan gustos y trabajos similares. Es una extensión del coworking. Empezamos a colaborar en el mismo espacio para el trabajo y ahora ya vamos más allá. Además del trabajo colaborativo, tenemos pequeños espacios (normalmente una habitación con una pequeña cocina), donde poder dormir y cocinar. Es como un negocio colaborativo, donde puedes vivir en él o no. Puede ser un espacio para trabajar y colaborar con gente con tus mismos ideales, mismos gustos. 

Cada comunidad autónoma desarrollará sus propios planes tanto para el cohousing como para el coliving. Suelen ser proyectos privados que pueden estar desarrollados con subvenciones públicas o no. En Galicia he elegido la Asociación Avanza, Proyectos Colaborativos y Cohousing (pincha en el enlace, te doy acceso a su web). También puedes echar un vistazo a este otro sitio en Facebook ecohabitarGalicia

Gracias por leerme 🙂 

Fianza, aval bancario… hablando de alquileres

Le he estado echando un vistazo a la ley y normativa vigente en cuestión de alquileres, debido a que muchos de mis clientes, además de poner sus hoteles en nuestras manos para su venta, también consideran el alquiler (los menos). Como es una ley tan cambiante con nuevas disposiciones y nuevas revisiones, lo mejor es ponerme al día.

Por tanto, he estado mirando un poco por encima la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, con una Revisión vigente desde 6 de marzo de 2019.

En esta ley me he fijado expresamente en lo que se dice en cuestión de fianzas y de avales bancarios. Y, justo lo que me temía, aquí cada uno va por su cuenta…

Me explico. Remitiéndonos a la ley (más arriba os dejo el enlace a la Ley completa), en su Título IV, artículo 36, Punto 1, dice:

TÍTULO IV

Disposiciones comunes

Artículo 36 Fianza

1. A la celebración del contrato será obligatoria la exigencia y prestación de fianza en metálico en cantidad equivalente a una mensualidad de renta en el arrendamiento de viviendas y de dos en el arrendamiento para uso distinto del de vivienda.

Aquí encontré la respuesta a mi pregunta. ¿Puede el arrendador solicitar como fianza lo que se le antoje?, pues bien, aparentemente, no.

Luego, todo hay que decirlo, lo que ambas partes acuerden está por encima de toda ley, pero si nos remitimos a ésta, en cuestión de arrendamiento de viviendas, la fianza será de un mes, y en el caso de arrendamiento distinto a la vivienda, será de dos meses.

Esto era lo que a mí me interesaba, y es que, en cuestión de alquileres de hoteles, por ejemplo, tengo alguno en alquiler, que solicitan hasta 6 meses de fianza.

En el “Preámbulo” en su punto 4, dice:

4

La fianza arrendaticia mantiene su carácter obligatorio, tanto en vivienda como en uso distinto, fijándose su cuantía en una o dos mensualidades de renta, según sea arrendamiento de vivienda o de uso distinto. Al mismo tiempo se permite a las Comunidades Autónomas con competencias en materia de vivienda que regulen su depósito obligatorio en favor de la propia Comunidad, ya que los rendimientos generados por estos fondos se han revelado como una importante fuente de financiación de las políticas autonómicas de vivienda, que se considera debe de mantenerse.

Como decía más arriba, si la parte arrendadora está de acuerdo, no hay problema.

En cuanto al aval bancario. A ver, hasta hace relativamente poco, esto ni existía, sin embargo, debido a la cantidad de impagos existentes y para guardarse las espaldas, el arrendatario, lo exige. En la ley no aparece nada referente a aval bancario, ni siquiera a “aval” de ningún tipo.

De cualquier manera he podido averiguar bastante acerca de esta nueva figura en los contratos a través de la página web del BBVA. Aquí os dejo enlace al artículo completo, Qué es un aval bancario y cómo puedo conseguirlo 

He extraído esta definición del anterior artículo.

Un aval bancario es una operación de garantía por la que el avalista (banco) se compromete a responder del cumplimiento de una obligación del avalado (normalmente cliente) ante un tercero (beneficiario), en caso de que el avalado no lo haga. 

Carta de intenciones. LOI. Qué es. Para que sirve

Quizás más conocida por sus siglas en inglés, LOI. La LOI (Letter of Intent) es una carta de intenciones.

En ella se expresa el deseo de poder visitar las instalaciones de una determinada propiedad para poder tenerla en cuenta en una posible compraventa.

La LOI no es en sí, una oferta de compra, no nos confundamos, si no que es más bien, una carta donde se expresa una intención de compra. Una intención, no es una oferta.  La LOI se puede hacer específicamente para una sola propiedad o bien, de forma genérica para poder ser presentada en diferentes inmuebles.

No es un documento propio de una compraventa para uso residencial (salvo que esta propiedad residencial sea muy exclusiva), si no que es más bien usada en compraventa de diversos inmuebles comerciales, en especial de uso hotelero.

Una LOI no es en sí un contrato vinculante. Tan solo es un documento donde se presenta una intención.

Contacta con nosotros y aclararemos todas las dudas que tengas.

En #ittaGalicia redactaremos el borrador de la LOI si así lo deseas. Le echas un vistazo y, si estás de acuerdo, lo firmas.

Ejemplo de LOI:

CARTA DE INTENCIONES

___ de________ de 2019

A/A  SEÑORES PROPIETARIOS DEL HOTEL

D………………………………………., con NIF…………………………, como gerente de la Empresa………………………………, con CIF………

Y domicilio………………..

Manifiesta interés en la compra del Hotel ……… situado en la localidad de ………

cuyo precio de venta se sitúa en ……… euros. El precio no es negociable y así es aceptado por mi empresa.

Por tanto les rogamos nos convoquen a una reunión con la Propiedad en próximas fechas para visitar las instalaciones, y obtención de la documentación necesaria del activo, con la intención de efectuar la compraventa.

A esta LOI, se le adjuntará documento bancario de solvencia económica si así fuese requerido.

Fecha, Firma y Sello

Inversor