Fianza, aval bancario… hablando de alquileres

Le he estado echando un vistazo a la ley y normativa vigente en cuestión de alquileres, debido a que muchos de mis clientes, además de poner sus hoteles en nuestras manos para su venta, también consideran el alquiler (los menos). Como es una ley tan cambiante con nuevas disposiciones y nuevas revisiones, lo mejor es ponerme al día.

Por tanto, he estado mirando un poco por encima la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, con una Revisión vigente desde 6 de marzo de 2019.

En esta ley me he fijado expresamente en lo que se dice en cuestión de fianzas y de avales bancarios. Y, justo lo que me temía, aquí cada uno va por su cuenta…

Me explico. Remitiéndonos a la ley (más arriba os dejo el enlace a la Ley completa), en su Título IV, artículo 36, Punto 1, dice:

TÍTULO IV

Disposiciones comunes

Artículo 36 Fianza

1. A la celebración del contrato será obligatoria la exigencia y prestación de fianza en metálico en cantidad equivalente a una mensualidad de renta en el arrendamiento de viviendas y de dos en el arrendamiento para uso distinto del de vivienda.

Aquí encontré la respuesta a mi pregunta. ¿Puede el arrendador solicitar como fianza lo que se le antoje?, pues bien, aparentemente, no.

Luego, todo hay que decirlo, lo que ambas partes acuerden está por encima de toda ley, pero si nos remitimos a ésta, en cuestión de arrendamiento de viviendas, la fianza será de un mes, y en el caso de arrendamiento distinto a la vivienda, será de dos meses.

Esto era lo que a mí me interesaba, y es que, en cuestión de alquileres de hoteles, por ejemplo, tengo alguno en alquiler, que solicitan hasta 6 meses de fianza.

En el “Preámbulo” en su punto 4, dice:

4

La fianza arrendaticia mantiene su carácter obligatorio, tanto en vivienda como en uso distinto, fijándose su cuantía en una o dos mensualidades de renta, según sea arrendamiento de vivienda o de uso distinto. Al mismo tiempo se permite a las Comunidades Autónomas con competencias en materia de vivienda que regulen su depósito obligatorio en favor de la propia Comunidad, ya que los rendimientos generados por estos fondos se han revelado como una importante fuente de financiación de las políticas autonómicas de vivienda, que se considera debe de mantenerse.

Como decía más arriba, si la parte arrendadora está de acuerdo, no hay problema.

En cuanto al aval bancario. A ver, hasta hace relativamente poco, esto ni existía, sin embargo, debido a la cantidad de impagos existentes y para guardarse las espaldas, el arrendatario, lo exige. En la ley no aparece nada referente a aval bancario, ni siquiera a “aval” de ningún tipo.

De cualquier manera he podido averiguar bastante acerca de esta nueva figura en los contratos a través de la página web del BBVA. Aquí os dejo enlace al artículo completo, Qué es un aval bancario y cómo puedo conseguirlo 

He extraído esta definición del anterior artículo.

Un aval bancario es una operación de garantía por la que el avalista (banco) se compromete a responder del cumplimiento de una obligación del avalado (normalmente cliente) ante un tercero (beneficiario), en caso de que el avalado no lo haga. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.