Parte de control de visita

Parte de control de la visita, será firmado por los vendedores y compradores, dejando claro, que, en el supuesto de que sean estos los clientes compradores, los vendedores estarán obligados a vender a estos a través de la agencia y nunca de forma privada.

Un ejemplo del Parte de control de visita puede ser como este:

PARTE DE CONTROL DE VISITA

Don/Doña __________________________________________________________ en calidad de comprador y provisto de NIF ____________________________  ha visitado el inmueble situado en la calle ________________________________________________________________________, del municipio ____________________________ acompañado de Don/ Doña ________________________________________________________________ con NIF _____________________ en calidad de agente comercial inmobiliario, agencia inmobiliaria o intermediario en la gestión de la  compraventa, visitando la propiedad de Don/Doña _____________________________________________________ con NIF ____________________________ siendo este último el propietario/a del inmueble.

De esta manera el arriba mencionado “comprador” manifiesta que se compromete a no realizar ninguna gestión encaminada a comprar por sí mismo, por medio de apoderado, o por conducto de terceras personas el inmueble visitado por mediación de agente comercial inmobiliario, agencia inmobiliaria o intermediario”, ni a poner la información de la que dispone a disposición de alguno de sus parientes en línea directa o colateral, para que sean ellos los que realicen la compra – venta a espaldas de agente comercial inmobiliario, agencia inmobiliaria o intermediario.

A las _____________ horas en ________________________________ a ______ de ____________________ de 202___

El Propietario                       El comprador                               El intermediario

Este documento puede ser cambiado a voluntad por las partes con más o menos texto.

El mandato de venta

Cuando empecé a trabajar en inmobiliaria, muchos de los documentos de los que se habla actualmente, no existían. Muy de tarde en tarde, se firmaba algo con algún vendedor o algún comprador. Lo que mandaba era el acuerdo verbal, que se mantenía por ambas partes y era “ley”. Cuando un apretón de manos, vale. 

Pero con tanto intrusismo y los mal llamados “profesionales” del sector, nos vemos obligados a tener atados y bien atados algunos “asuntos” para evitar la confabulación de las partes (si yo os contara…)

Ahora, unos 15 años después, todo son papeles, contratos, documentos… y en este post voy a explicar lo mejor que pueda que es y para que se usa el “mandato de venta“.

El mandato de venta es un documento que lo firma el vendedor de una propiedad con la agencia o agencias elegidas y a petición de las agencias. Puede ser un contrato en exclusiva con una duración determinada o, simplemente un contrato con varias agencias.

En este documento se hace constar los términos y condiciones del servicio de la agencia con su cliente vendedor.

Con el mandato de venta en exclusiva el vendedor confía la venta de su propiedad a una única agencia.

Es un contrato bilateral y debe de ser firmado por ambas partes, tanto el propietario como la agencia intermediaria y dejará constancia de la correcta identificación de los vendedores, la agencia intermediaria, la correcta identificación del bien inmueble, el precio de venta, el importe de honorarios (o porcentaje calculado sobre el precio de venta), términos y condiciones para el fin del contrato (tanto de una parte como de otra) y la duración de éste. Este tipo de contrato suelen tener una duración media de no menos de 3 meses y no superior al año.

En #ittaGalicia disponemos de contratos tipo de mandato de venta, si estás interesado, solicita un borrador.

Espero haber sido de ayuda.

ittagalicia.com

central@ittagalicia.com

692762076 también es WhatsApp

@ittaGalicia en Twitter

NCNDA – Non Circumvention Non Disclamer Agreement

Creo que este será el post más corto escrito en toda la historia de este blog, pero no quería dejar de incluir este documento en nuestra categoría de “Gestión documental”, ya que es un documento muy utilizado por las inmobiliarias especializadas en activos hoteleros, al menos, es muy utilizado por nosotros. 

El NCNDA (Non Circumvention Non Disclamer Agreement) es un pacto de no intromisión. Las agencias lo utilizamos para asegurarnos de que la parte compradora o colaboradores nuestros, no nos salten por encima la propiedad y así, evitar que accedan por sus medios a los propietarios.

He visto NCNDA de 3 páginas, el que usa #ittaGalicia es de 6 líneas, en ellas se expresa el pacto de no entrometerse, de esta manera decimos a nuestros colaboradores o al comprador final cuáles son los hoteles que están en venta, sin temor.

Al mismo tiempo se comprometen a no divulgar la información relativa a los hoteles y a mantener secreto. Va implícito un pequeño acuerdo de confidencialidad.

Fianza, aval bancario… hablando de alquileres

Le he estado echando un vistazo a la ley y normativa vigente en cuestión de alquileres, debido a que muchos de mis clientes, además de poner sus hoteles en nuestras manos para su venta, también consideran el alquiler (los menos). Como es una ley tan cambiante con nuevas disposiciones y nuevas revisiones, lo mejor es ponerme al día.

Por tanto, he estado mirando un poco por encima la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, con una Revisión vigente desde 6 de marzo de 2019.

En esta ley me he fijado expresamente en lo que se dice en cuestión de fianzas y de avales bancarios. Y, justo lo que me temía, aquí cada uno va por su cuenta…

Me explico. Remitiéndonos a la ley (más arriba os dejo el enlace a la Ley completa), en su Título IV, artículo 36, Punto 1, dice:

TÍTULO IV

Disposiciones comunes

Artículo 36 Fianza

1. A la celebración del contrato será obligatoria la exigencia y prestación de fianza en metálico en cantidad equivalente a una mensualidad de renta en el arrendamiento de viviendas y de dos en el arrendamiento para uso distinto del de vivienda.

Aquí encontré la respuesta a mi pregunta. ¿Puede el arrendador solicitar como fianza lo que se le antoje?, pues bien, aparentemente, no.

Luego, todo hay que decirlo, lo que ambas partes acuerden está por encima de toda ley, pero si nos remitimos a ésta, en cuestión de arrendamiento de viviendas, la fianza será de un mes, y en el caso de arrendamiento distinto a la vivienda, será de dos meses.

Esto era lo que a mí me interesaba, y es que, en cuestión de alquileres de hoteles, por ejemplo, tengo alguno en alquiler, que solicitan hasta 6 meses de fianza.

En el “Preámbulo” en su punto 4, dice:

4

La fianza arrendaticia mantiene su carácter obligatorio, tanto en vivienda como en uso distinto, fijándose su cuantía en una o dos mensualidades de renta, según sea arrendamiento de vivienda o de uso distinto. Al mismo tiempo se permite a las Comunidades Autónomas con competencias en materia de vivienda que regulen su depósito obligatorio en favor de la propia Comunidad, ya que los rendimientos generados por estos fondos se han revelado como una importante fuente de financiación de las políticas autonómicas de vivienda, que se considera debe de mantenerse.

Como decía más arriba, si la parte arrendadora está de acuerdo, no hay problema.

En cuanto al aval bancario. A ver, hasta hace relativamente poco, esto ni existía, sin embargo, debido a la cantidad de impagos existentes y para guardarse las espaldas, el arrendatario, lo exige. En la ley no aparece nada referente a aval bancario, ni siquiera a “aval” de ningún tipo.

De cualquier manera he podido averiguar bastante acerca de esta nueva figura en los contratos a través de la página web del BBVA. Aquí os dejo enlace al artículo completo, Qué es un aval bancario y cómo puedo conseguirlo 

He extraído esta definición del anterior artículo.

Un aval bancario es una operación de garantía por la que el avalista (banco) se compromete a responder del cumplimiento de una obligación del avalado (normalmente cliente) ante un tercero (beneficiario), en caso de que el avalado no lo haga. 

Carta de intenciones. LOI. Qué es. Para que sirve

Quizás más conocida por sus siglas en inglés, LOI. La LOI (Letter of Intent) es una carta de intenciones.

En ella se expresa el deseo de poder visitar las instalaciones de una determinada propiedad para poder tenerla en cuenta en una posible compraventa.

La LOI no es en sí, una oferta de compra, no nos confundamos, si no que es más bien, una carta donde se expresa una intención de compra. Una intención, no es una oferta.  La LOI se puede hacer específicamente para una sola propiedad o bien, de forma genérica para poder ser presentada en diferentes inmuebles.

No es un documento propio de una compraventa para uso residencial (salvo que esta propiedad residencial sea muy exclusiva), si no que es más bien usada en compraventa de diversos inmuebles comerciales, en especial de uso hotelero.

Una LOI no es en sí un contrato vinculante. Tan solo es un documento donde se presenta una intención.

Contacta con nosotros y aclararemos todas las dudas que tengas.

En #ittaGalicia redactaremos el borrador de la LOI si así lo deseas. Le echas un vistazo y, si estás de acuerdo, lo firmas.

Ejemplo de LOI:

CARTA DE INTENCIONES

___ de________ de 2019

A/A  SEÑORES PROPIETARIOS DEL HOTEL

D………………………………………., con NIF…………………………, como gerente de la Empresa………………………………, con CIF………

Y domicilio………………..

Manifiesta interés en la compra del Hotel ……… situado en la localidad de ………

cuyo precio de venta se sitúa en ……… euros. El precio no es negociable y así es aceptado por mi empresa.

Por tanto les rogamos nos convoquen a una reunión con la Propiedad en próximas fechas para visitar las instalaciones, y obtención de la documentación necesaria del activo, con la intención de efectuar la compraventa.

A esta LOI, se le adjuntará documento bancario de solvencia económica si así fuese requerido.

Fecha, Firma y Sello

Inversor