Experiencia vs formación

A decir verdad, no sé cómo empezar este post. Experiencia vs formación… ¿cómo elegir una? creo que no se puede.

Como ya sabéis me dedico a la compraventa de todo tipo de establecimientos hoteleros, y me encanta hablar con los actores y actrices números uno de cada hotel. Puede ser el propietario (o propietaria, o ambos), puede ser director(a) o gerente. En cualquiera de los casos, me encanta hablar con ellos y hacerles un sin fin de preguntas.

He constatado que no siempre la formación tiene algo que ver con el éxito sostenido de un hotel. He conocido propietarios que han llevado sus hoteles a muy buenos puestos y que están muy bien considerados (dentro del gremio, entre ellos se conocen), sin apenas tener estudios (muy a menudo con estudios básicos) y he conocido a directores y gerentes con una sólida formación que están un poco por encima de la media (pero nada del otro mundo), obteniendo unos resultados muy similares a los primeros. 

El trabajo de hotel es el trato con la gente. Ese mimo y dedicación que año tras año vas ganando con tus clientes, día tras día, semana tras semana, mes tras mes, año tras año…

Lo que, a mi juicio, es lo más valorable es que te tienes que entregar en alma y corazón al trabajo que desempeñes y, si tienes formación, mejor que mejor.

Lo que sí, que la experiencia no te la dan los libros. En cuanto a la formación… la propia experiencia es la mejor escuela. Ahora bien, cuanta más formación, mejor que mejor.

Con la formación adecuada y 10.000 horas de “training”, creo que estarás bien preparado para afrontar los desafíos diarios que un hotel te puede ofrecer.

Anuncios