Property hunter o… compraventa “a la carta”

Cuando un agente inmobiliario lleva tantos años como yo (o incluso menos) tratando con diversidad de clientes, todos los días, llegamos a desarrollar un sexto sentido que nos hace “preveer” lo que nuestros clientes nos van a demandar, antes, incluso, de que lleguen a hablarnos.

A primera vista, me puedo equivocar con el tipo de inmueble, es dificil saber si buscan piso, dúplex, casa, ático… también hay quién busca castillos, pazos, mansiones, e, incluso, islas! pero una vez me indican el tipo de inmueble… lo demás viene rodado, ¿por qué? fácil. Más o menos todos buscan lo mismo.

Los hay que desean un terreno para ellos mismos ser los promotores de sus casas, los hay que quieren una ruina para rehabilitar, hay los que buscan una casa para hacer unos retoques y los hay que buscan su casa “lista para entrar” porque, sencillamente, no soportan hacer reformas, les da miedo, o no tienen el tiempo que esto requiere. Estos son los 4 tipos “básicos”.

Una vez me explican estos dos criterios (tipo de vivienda y en que situación la quieren), todos buscan más o menos lo mismo.

En estos momentos estoy trabajando codo con codo, con un cliente que está buscando una casa en Sanxenxo (Pontevedra), con jardín, piscina, 3 dormitorios, garaje, más o menos en buen estado general (no quiere reformas) y como tope 500.000 euros.

¿Por qué acude a mi? puede haber varios motivos, a mi se me ocurren dos. O bien, no tiene el tiempo que la búsqueda de casa requiere o bien es que confia en mis criterios profesionales, para encontrar la “casa de sus sueños”.

Una cosa si es cierta. Hace falta tener la experiencia, y ser muy buen conocedor del mercado en la zona de búsqueda para que esta tarea llegue a buen fin. Si no cumples los requisitos, habrás fracasado. Le presentarás casas a tus clientes que no son en absoluto lo que están buscando, con la consabida pérdida de tiempo para tí y tu cliente. Sería un error planificar una visita en una casa “a ver que pasa”, “a lo mejor”… no lo hagas.

Un buen diálogo entre el agente inmobiliario y el cliente que contrata tus servicios es imprescindible.

Me gusta hablar con el cliente todos los días (o al menos día sí, día no), que vea que estoy trabajando en lo de él y no lo tengo en el olvido. Una llamada de puesta al día de dos minutos será suficiente y el cliente quedará contento. Se le explicará lo que se ha visto, donde, si le puede encajar o en que cojea la propiedad (lo que le falta o lo que le sobra), se le cuenta que está pendiente por ver o por hacer.

Se deben de ver varias propiedades y hacer un buen filtrado. Lo primero, filtrar por situación, luego por tipología, luego por número de habitaciones, por tamaño (m2 construídos), tamaño de terreno (en el caso de casas) y demás características que el cliente demande.

Una vez filtrado, se eligen las 2 ó 3 propiedades que, a juicio del profesional, serán las que mejor le encaje a nuestro cliente, y, finalmente, se pactan las visitas entre el cliente, la propiedad y el agente inmobiliario. Esta tarea de filtración es muy importante, ya que nos permitirá quedarnos con lo más interesante, descantando todo lo demás. Son muchas las propiedades en venta, pero sólo una será la elegida.casa

Me gusta pactar un día para las visitas y enseñarle todo en el día, o bien por la mañana o bien por la tarde. O incluso mañana y tarde y comer con el cliente. La logística es importante. Suele ser gente con trabajos que tienen que atender, suele ser gente de fuera que tiene que planificar el viaje, al pactar un día el cliente gana tiempo.

El problema reside cuando las propiedades quedan lejos unas de otras, con distancias que no pueden ser vistas en el mismo día. En estos casos, habrá que recurrir a hacer las visitas entre la mañana y la tarde de un día o a lo sumo, usar dos días. Si el cliente lo prefiere, se hará entre el sábado y el domingo que suelen ser los días idóneos para los clientes que buscan la propiedad fuera de su lugar de residencia habitual.

En estos casos, y dado que tengo que realizar una labor de horas de trabajo, de filtrado, de concertar visitas, de ver propiedades, de tasar las propiedades y ver que están con el precio acorde el mercado en el momento de la búsqueda, negociar precios, ver el estado de conservación de la vivienda, ver su estado en el Registro de la Propiedad, valorar cargas y, en general, estudiar otros muchos aspectos, este servicio lo cobro aparte. Dependiendo de la zona a estudiar y del desplazamiento desde mi ubicación, el precio del servicio varía. El cliente lo paga encantado, ya que lo libero de muchas horas de búsquedas y de muchos viajes que tendría que hacer sin lograr resultados. Sabrá con certeza de que lo compra está en el rango del valor de mecado de la zona. Este aspecto es muy importante ya que el cliente que demanda el servicio de un property hunter suele ser de fuera de la zona geográfica donde va a comprar y no tiene la más mínima idea de los precios que se barajan por la zona. De esta manera se garantiza que se encuentra lo que el cliente demanda, al precio idóneo. Finalmente, el cliente suele comprar una de las propiedades expuestas. De no ser así, se puede seguir buscando.

Es una forma de compraventa “a la carta”.

¿Soy un “personal shopper”? pues también, aunque yo prefiero llamarme “property hunter”. 

También existen ventajas para el propietario vendedor. Con este sistema puede estar seguro de que el cliente que visita su casa no es un “mirón”, no va a la casa por pasear, y puede tener la seguridad de que el cliente es un potencial comprador.

Anuncios

El “personal shopper” inmobiliario

Es una persona especializada en hacer diversas compras para sus clientes, pueden ser prendas de ropa, de decoración, para regalos, etc. desempeñando funciones de asesor/a de imagen y es aquella persona encargada de la imagen global del cliente.

Pero nosotros no vamos a hablar del personal shopper de una manera generalizada, sino que nos vamos a centrar en el personal shopper inmobiliario.

Así, el personal shopper inmobiliario, será toda aquella persona capacitada en reconocer sus necesidades, sus gustos, y, le enseñará aquellos inmuebles que realmente puedan ser de su interés, desestimando todos los demás.

¿Qué conseguimos con esto?

La respuesta es bastante obvia, si en lugar de ver 20 inmuebles, pasa a ver sólo 5 (aquellos que más se ajusten a su rango de búsqueda), todos los demás serán descartados, por tanto, ganará en tiempo y en dinero.

Se pretende facilitar la búsqueda de vivienda o local comercial a los clientes, teniendo en cuenta múltiples datos, necesidades, deseos, capacidad de afrontar la hipoteca, etc. Es una búsqueda exhaustiva que facilita al comprador la adquisición de su hogar, encargándonos de todo.

En el personal shopper también encontrará una persona formada en interiorismo y en home staging, por tanto, podrá contar con proyectos de reformas, decoración, interiorismo, rehabilitación…

Tenemos un amplio equipo preparado para que la búsqueda de su vivienda no le cause trastorno, y lo que parecía tan solo un proyecto se  convertirá en un hogar adecuado a sus necesidades.

Hable con nosotros, estaremos encantados de atenderle.