Plusvalía municipal. ¿Cuando es posible de librarse de pagarla?

En noviembre de 2008, en este mismo blog, escribíamos un post explicando “¿Qué es la plusvalía?”, échale un vistazo al post haciendo clic en el enlace si quieres saber la definición de la plusvalía y como calcularla.

En este post, vamos a ir un poco más allá y vamos a ver de que manera nos podemos librar de pagar la plusvalía en nuestro ayuntamiento en el momento de la compraventa de nuestro inmueble.

Primero de todo, la plusvalía es un impuesto del vendedor, ya que grava la vivienda que ha disfrutado en los años previos a la compraventa.

¿En que casos podemos librarnos de su pago en la Administración correspondiente?

Dado que es un impuesto municipal, su pago se hará en el ayuntamiento donde esté situado el inmueble objeto de la compraventa, donación, fallecimiento… En el caso del fallecimiento, el abono del impuesto lo harán los herederos del inmueble.

La plusvalía deja de existir si has vendido por debajo del precio de compra (tendrás que remitirte a la fecha de la compra y hacer el cálculo de la diferencia).

¿Por qué deja de existir? porque la plusvalía (el propio nombre lo indica), es el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (aunque diga “Terrenos”, se refiere a cualquier tipo de propiedad). Si no hay “Incremento”, ¿Dónde está la plusvalía?

Haz cálculos y suma todos los gastos que hayas tenido en esta compraventa, entre Notario, tasación, pago de comisiones a intermediarios, impuestos… si al sumar todo, has perdido dinero en la venta, también puedes evitar el pago de la plusvalía municipal.

Espero haberte sido de ayuda.

Gracias por leerme 🙂

¿Qué es la plusvalía?

Plusvalía:

Es el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana

La forma más fácil de entenderlo, quizás sea con un ejemplo:

Imaginemos que hemos adquirido una propiedad inmobiliaria (piso, apartamento, local… – bien cualquier inmuelbe de naturaleza urbana), en el año 1996 por 78.000 euros. Y ahora, 12 años después, en 2008 lo vendemos en 135.000 euros. En estos 12 años, nuestro patrimonio ha “ganado” 57.000 euros. Bien, hasta aqui, lo entendemos…calculator

Resulta, que cada municipio, tiene sus propios impuestos. Éste es uno de ellos. Se llama Plusvalía (este en realidad es un término fácil, corto para el nombre real del impuesto que es más largo – es el nombre de andar por casa).

Por tanto, decir, que existe un impuesto que precisamente grava esa plusvalía (esa diferencia de precio entre el valor de compra y luego el valor de venta o traspaso).

Dado que viene establecido por los ayuntamientos, son precisamente ellos los que se encargan de su gestión.

El hecho imponible que grava el impuesto es la obtención de un incremento de valor.

¿Cómo calcularlo?

Es el resultado de aplicar al valor que tenga el terreno cuando se genera el impuesto, un por ciento que viene fijado por el municipio al que pertenezca el inmueble (dado que cada ayuntamiento gravará el inmueble con un porcentaje diferente, para saberlo, nos dirijiremos a nuestro ayuntamiento y nos informarán).

El porcentaje a aplicar sobre el valor es el resultado de multiplicar el porcentaje que nos hayan dicho en nuestro Ayuntamiento por el número de años de “disfrute” de ese inmueble, en nuestro ejemplo son 12 años. Dicho por ciento no puede pasar del 30 %

La liquidación del pago se hace en la Administración Municipal, y hay un plazo para ello:

30 días si es por ventas, donaciones, compras – en este caso son actos “intervivos”. Contados desde la fecha del devengo.

6 meses cuando se trate de actos “mortis causa”.