6 preguntas importantes que te debes hacer si quieres comprar una casa antigua

Bueno, lo primero de todo es que ya has visto muchas casas y sea por lo que sea, por situación, precio… has decidido que la casa de tus sueños es una casa antigua que necesita algunos retoques… muchos retoques.

Primero de todo, valora cuantos retoques va a requerir, no es lo mismo, pintar o poner un suelo nuevo, que rehabilitar por completo una casa que está prácticamente en ruina.

Sería bueno, que tanto a tí como a tu pareja os gusten los trabajos manuales y poder poneros manos a la obra en la casa, eso claro está si sois lo suficientemente mañosos y además tenéis el tiempo para poder hacerlo. De no tener el tiempo o no saber hacerlo, tendréis que echar mano de profesionales que os pongan al día la casa.

Una cosa es cierta, una casa que la habéis “levantado” juntos o que la hacéis casi de nuevo a vuestro gusto, se podrá decir que es más un hogar que una casa que ya la habéis comprado tal y como está y que no ha necesitado ningún retoque.

Te tienes que preguntar: 

¿Tengo el tiempo que una reparación / rehabilitación va a requerir?

¿Estoy dispuesto a pagar por la casa… y a pagar por su rehabilitación?

Si sumo el pago de la casa más las obras requeridas para que la casa quede a mi gusto… ¿estará dentro de mi presupuesto?

La casa tal y como está en este momento es inhabitable… ¿tengo el tiempo y puedo esperar hasta que la obra esté terminada? ¿Tengo otra casa para vivir? ¿Quizás con algún familiar? ¿alquiler?

La casa no necesita una gran reforma, tan solo unos retoques… ¿puedo vivir en ella y al mismo tiempo hacer las reformas?

¿No saldría mejor comprando un terreno y haciendo la casa nueva?

Existen empresas de reformas que se dedican a esto y ya ellos llevan todos los profesionales que vas a requerir, electricistas, albañiles, carpinteros… pero si prefieres elegir tu a cada uno de los profesionales, buena suerte! porque el quebradero de cabeza es grande. Llamas a uno… llamas a otro, presupuesto de uno, presupuesto de otro… le llamas queda de venir mañana, aparece a los tres días… en fín.

Dependiendo del estado de la casa puede ser que requiera de pocas obras o de una gran rehabilitación. En cualquiera de los casos es posible que necesites de un profesional de la zona que valore el estado de la vivienda o el estado de la construcción y de la conservación en sí, ¿y si te pones a reformarla y tiene defectos de construcción insalvables?

Imagínate que decides retocarle el tejado, las paredes, pintar, alicatar baños, alicatar cocina, poner suelo nuevo de una madera preciosa que ha venido de África… y resulta que la casa tiene filtraciones subterráneas de agua que van ascendiendo por la vivienda.

A día de hoy esto es raro ya que las normativas al respecto son muy buenas, desde que disponemos de la Ley de Ordenación para la Edificación de 1999 todo está reglado, hasta el más mínimo detalle, pero antes de esta fecha… no había ningún reglamento y a duras penas existía un “código ético”.

Dentro de las patologías de la construcción, la más conocida es la “aluminosis” una “enfermedad” en algunos hormigones que hacen peligrar la resistencia de éstos porque se degradan. Pero la aluminosis no es la única, fisuras, grietas, descascarimientos, oxidaciones, humedad… son enfermedades “ocultas” de los edificios, no se ven a simple vista, salvo que seas experto.

Sobra decir, que estos informes los debes de encargar antes de hacer la compra de la casa para saber a que atenerte.

Bueno, si te has decidido por la rehabilitación de una casa antigua, bravo! te felicito y te ánimo, porque si es cierto que la satisfacción que tendrás cuando las obras hayan acabado y quede a tu gusto… esa satisfacción es muy grande.

No olvides hacer fotos del antes y del después, te gustará recordar como era cuando pasen unos años y así verás los logros conseguidos.

Si prefieres decantarte por una casa en perfecto estado de conservación y que no necesite reformas, pues también conseguirás verte bien en ella, y seguro, que harás de ella tu hogar.

Desde #ittaGalicia inmobiliaria, tasaciones, tendencias, arquitectura :)) te echaremos una mano para que la elección de tu próxima casa no sea un quebradero de cabeza.

Habla con nosotros, un equipo de profesionales te asesorará, y si lo deseas y estás en Galicia, te pasaremos presupuesto para una pequeña reparación o para una gran rehabilitación.

La foto que aparece ilustrando este post, no es ninguna casa en venta por #ittaGalicia inmobiliaria, tasaciones, tendencias, arquitectura :)) es una foto sacada de un portal “banco de imágenes” de uso libre y sin copyright, de echo ni siquiera está en España, creo recordar que está en Cuba.

 

 

Anuncios

Rehabilitación vs edificación nueva

La respuesta a esto llegó por la necesidad de responder a un cliente el cual me preguntaba si era mejor comprar un terreno y hacer una casa nueva o reformar ya una casa que esté en ruinas. Este cliente busca una solución a bajo coste ya que no dispone de mucho presupuesto.

Bien, no voy a hacer demagogia sobre los pros y contras de hacer una casa nueva, ya que en este punto el gusto personal de cada uno va a mandar, y, para mi gusto, optaría a hacer una casa nueva, no obstante, la reforma de una existente es bueno y sale a mejor coste ya que te evitas muchos trámites administrativos (en la mayoría de los casos), en este punto, cada comunidad y cada municipio manda.

A parte de las diferencias técnicas, en la rehabilitación el bicho está dentro. Éste es el elemento clave. Cuando hablo de bicho no me refiero a un “bicho” en el amplio sentido de la palabra, sino, que más bien me refiero a todo el deterioro que una casa antigua conlleva, instalación de fontanería, instalación eléctrica, humedades, cubierta, …

La ventaja principal de la construcción nueva, es que la haces a tu gusto, según tus necesidades, tienes un buen surtido de materiales, desde la construcción de toda la vida, hasta los prefabricados de hormigón o madera.  Te acomodas la casa según el terreno, atendiendo a orientación (esto es muy importante). Déjate aconsejar por tu arquitecto, él sabrá mejor como hacer la disposición de la casa atendiendo a su orientación. Esto quiere decir, que primero tienes que tener el terreno, luego se hace el proyecto de lo que va a ser la casa, no es al revés, como mucha gente me dice, tengo el plano, ahora quiero la casa… ojo, porque si es tu caso, lo estás haciendo mal. Tampoco quiero que te confundas, el plano de tu casa ideal bien se podrá acomodar a cualquier tipo de terreno, pero casi con toda seguridad, habrá que hacer cambios. ¿Por que cambios? pues muy sencillo. Salvo que tengas un terreno enorme, lo cual sería ideal, si no fuera porque te vas a pasar media vida segando hierba, vas a contar con un terreno más o menos pequeño, donde tendrás un coeficiente de edificabiliadad y no podrás pasarte, tendrás una altura de construcción máxima (dependiendo de la zona), es posible que el frente del terreno mida, por ejemplo, 8 metros,  y tu casa la tengas con un frente de 10, en fin, son muchas cuestiones… por eso pienso que lo mejor es tener el terreno primero, y a partir de aquí, proyectar la casa.

Invierte en eficiencia energética, buenos aislantes (te van a costar más, pero a la larga te vale la pena). Todo lo que inviertas en confort, en eficiencia energética, te será recompensado en menor cuantía de facturas de gas, electricidad, etc. Acuérdate de las renovables… en esto algunas administraciones dan ayudas, para el supuesto de rehabilitación y para el supuesto de obra nueva. Mira en tu comunidad autónoma y no dejes pasar la ocasión, si la tienes.

Recuerda que la inversión en eficiencia energética es la única que se ve amortizada, no es como hacer una reforma de confort, funcional o estética.

Si te decides por rehabilitar un espacio, lo tienes fácil… busca los mejores y más modernos materiales, pregunta por la bioconstrucción, suelen ser materiales sostenibles, acordes al medio ambiente, y sin emisiones de CO2.

Si vas a reformar una casa construida antes de 1960 se tratará de una construcción basicamente tradicional.

Si está construida entre 1960 y 1980 será una construcción más convencional donde aparecen los forjados pesados y los muros con cámara.

Y si la casa está construida entre 1980 y 2001, ya cumpliría ciertas normativas técnicas en cuanto a construcción, en este caso quizás la inversión en “ponerla al día”, no sea mucho.

De cualquier manera, te decidas por lo que te decidas, lo más importante es buen aislante en fachadas y cubierta (todo lo que es la “envolvente”), buenas ventanas con rotura de puente térmico (habrás oido hablar, evita los cambios de temperatura entre el interior y el exterior, evita condensaciones…), las instalaciones deben de estar al día, calderas, tuberías de aguas, luz, etc.

Acuérdate que tienes un sin fin de renovables, térmica, fotovoltáica, geotérmica, cogeneración, etc.

Sea cual sea tu decisión, solicita ayuda a tu arquitecto, él mejor que nadie, te asesorará, porque hay muchos factores que entran en juego, climatología, antigüedad, si hay muros con cámara, aislamientos, si es zona de nieve, si hay un río cerca que se pueda derbordar… si se trata de rehabilitar una vivienda aislada, adosada, si está en un edificio plurifamiliar… en fin, son muchos factores a tener en cuenta.

El “personal shopper” inmobiliario

Es una persona especializada en hacer diversas compras para sus clientes, pueden ser prendas de ropa, de decoración, para regalos, etc. desempeñando funciones de asesor/a de imagen y es aquella persona encargada de la imagen global del cliente.

Pero nosotros no vamos a hablar del personal shopper de una manera generalizada, sino que nos vamos a centrar en el personal shopper inmobiliario.

Así, el personal shopper inmobiliario, será toda aquella persona capacitada en reconocer sus necesidades, sus gustos, y, le enseñará aquellos inmuebles que realmente puedan ser de su interés, desestimando todos los demás.

¿Qué conseguimos con esto?

La respuesta es bastante obvia, si en lugar de ver 20 inmuebles, pasa a ver sólo 5 (aquellos que más se ajusten a su rango de búsqueda), todos los demás serán descartados, por tanto, ganará en tiempo y en dinero.

Se pretende facilitar la búsqueda de vivienda o local comercial a los clientes, teniendo en cuenta múltiples datos, necesidades, deseos, capacidad de afrontar la hipoteca, etc. Es una búsqueda exhaustiva que facilita al comprador la adquisición de su hogar, encargándonos de todo.

En el personal shopper también encontrará una persona formada en interiorismo y en home staging, por tanto, podrá contar con proyectos de reformas, decoración, interiorismo, rehabilitación…

Tenemos un amplio equipo preparado para que la búsqueda de su vivienda no le cause trastorno, y lo que parecía tan solo un proyecto se  convertirá en un hogar adecuado a sus necesidades.

Hable con nosotros, estaremos encantados de atenderle.